lunes, 8 de agosto de 2011

MENUDA DAMA







Tenia ganas Cecilia de que nos conociéramos, igualmente me gustaría vérmelas con Ginebra, Lucrecia, ¿Lisa?... Con todas me gustaría encontrarme algún día.
Allí estabas, al final de la sala porque todo lo bueno se hace esperar, iluminada por tu luz que no te hace falta mas esplendor que el que emite tu serena belleza. He pensado las horas que se pasó hace siglos el genio ante lo que yo misma contemplaba extasiada y me he emocionado y he tenido la sensación de estar ante la historia, la belleza, el talento y la leyenda.
Acariciabas el armiño con esa mano difícil y elegante y parecía que al animal se le erizaba el pelo con tu gesto.
Me faltaba sala para contemplarte, la distancia prudente de mi a ti se me hacía eterna porque yo quería respirar tu respiración pintada. Me conozco tu historia, las pocas semblanzas que se pueden considerar reales del genio entre los genios, del artista irrepetible, del hombre infinito y también las características del retrato. Me sentía agradecida a la bendición de los sentidos que me regalaban el privilegio de mirarte, de oírte y de sentirte. ¡Que bella estabas Cecilia!,parecías tan reposada, tan grácil y tan viva...
No puedo ocultar que te he guardado un instante de rencor, de envidia, de maldad por haberle conocido, por haber posado para él, por haber compartido su espacio, su sonrisa, su voz y su mirada, ha sido solo un instante de desdén, no me lo tengas en cuenta.
No se si volveremos a encontrarnos, quizá no, tienes tantas atenciones que atender que te olvidaras que un ocho de Agosto del siglo XXI yo he llorado ante tu belleza. Yo, te juro Cecilia que no te olvidaré, que tu augusta estampa quedará en un rincón de mi memoria con prioridad imperecedera para que cuando busque entre mis recuerdos un momento de emoción, de admiración, de genialidad y de arte aparezca con nitidez aquella a quien el maestro del Renacimiento eligió para dar cuenta por siempre a la humanidad de como capturar sobre una tabla de nogal a una mujer eterna.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BONITAS PALABRAS, QUE DE MUESTRAN " LA PASION " CON QUE DESCRIBES EL HECHO, DEL ENCUENTRO ENTRE UN GRAN CUADRO PINTADO POR TU GENIO FAVORITO Y POR SUPUESTO UNA GRAN ESCRITORA QUE PRONTO SALDRA A LA LUZ, CON SUS GRANDES NOVELAS.
YO VI COMO LLORABAS DELANTE DEL CUADRO Y ERA DIGNO DE ESTAMPAR EL MOMENTO, COMO ASI QUEDO EN MI AMOLET.

Merce dijo...

Leyendo como describes el cuadro, la dama que en el está pintada y el hombre que la pintó, dan ganas de empezar a "empaparse" de toda la historia del Gran Leonardo del cual soy gran desconocedora. Me alegro que disfrutaras del momento y no quiero pensar cuando veas a "La Gioconda" que espero y deseo pueda ser prontito.

Page dijo...

Preciosa exposición y todavía mejor descrita por ti. Se siente una intimidad muy especial en esa sala entre el cuadro y el espectador. Yo me permito recomendar la visita a todo el que pueda ir.

Alberto dijo...

Dicen que Leonardo era homosexual, puede, pero creo que hay pocos artistas que haya sabido captar la mente y la sensibilidad femenina. Miguel Angel, que tambien es un gran artista, no estuvo a ese nivel a la hora de captar eso especial que solo Leonardo pudo. Felicidades por tu blog.